Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar tu experiencia, así como para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros, como Google Adsense, Google Analytics y Youtube. Al utilizar el sitio web, aceptas el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haz clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Confiar más en las empresas que en los gobiernos

Argentina atraviesa momentos difíciles tanto a nivel económico como social y político y para poder enfrentar los problemas actuales es necesario trabajar en conjunto con diferentes sectores: político, empresarial y sociedad civil. En este contexto quién desea hacer referencia en esta nota al papel de las empresas.

En una sociedad con altos índices de confianza interpersonal y en las instituciones, hay datos positivos sobre las relaciones con las empresas y que han mejorado sus niveles de confianza.

Ya tenemos los datos del último Barómetro Latinoamericano 2023 para Argentina, observamos que, en 2018, las empresas nacionales confiaban un 45% de los argentinos a un 52% hoy. En las empresas internacionales, la confianza es menor pero también aumenta del 23% al 34% en el mismo período y en los bancos del 38% al 42%. Cambiando solos, actualmente confían a los partidos políticos el 17% y al Congreso, el poder judicial y los sindicatos el 24%.

A la fecha, la encuesta Barómetro de Confianza Global 2023 de Edelman incluye a nuestro país mostrando que en Argentina el gobierno es el que menos confía que las empresas (20% vs. 52% respectivamente). Los datos del Latinobarómetro, que cubre todos los países de la región, confirman la situación en Latinoamérica donde la confianza prometedora en los gobiernos es del 29% frente al 51% en las empresas nacionales y el 39% en las internacionales.

La misión de las empresas hoy en la sociedad es ante todo la simple búsqueda de ventajas económicas. La empresa espera contribuir al bienestar general y ser agentes de cambio positivo.

Esto incluye, entre otros objetivos, la generación de valor económico y laboral, prácticas empresariales éticas, transparencia, compromiso con la calidad, la innovación y el desarrollo, el respeto a los derechos humanos, la sostenibilidad ambiental y la responsabilidad social de la empresa.

Respecto a este último punto, ilustra la última encuesta global de WIN y Voices que se centra en las opiniones y creencias de la población de 34 países sobre la responsabilidad social empresarial o empresarial (RSE). Entre las principales conclusiones, parece que la mitad de los ciudadanos a nivel global ha aprendido a entender este concepto y ha detectado un suba en el nivel de conocimiento sobre el tema.

El 51% de ellos ya ha hablado de RSC, entendiendo así la atención que las empresas tienen sobre la conducta ética y el impacto que sus empresas tienen en el medio ambiente, la sociedad y las personas (ciudadanos, clientes, empleados). La responsabilidad de las empresas hacia la sociedad y el medio ambiente es una parte importante de la agenda pública, que aporta un gran conocimiento de la RSE entre los ciudadanos de todo el mundo.

Entre los 34 países donde se realizó el estudio, Argentina se encuentra en el centro número 24 según el nivel de conocimiento de la RSE. El 47% de los encuestados en nuestro país parece haber dicho que así lo había declarado a nivel global (51%). Sin embargo, la ruptura se produjo en 2022 y establecimos estos puntos a través de los medios globales.

En América Latina, México es el país donde los ciudadanos más han escuchado a la RSE, con un 59% de las menciones que dicen saber lo que pasa sobre el tema. Luego le siguen Perú (53%), Paraguay (51%) y Brasil (49%). Después aparece Argentina (con el 47% de ellos), y comienza Chile con el 44%. Ecuador, por su parte, es el país de la región con un menor porcentaje de buscadores de conocimiento sobre el concepto de RSE (36%).

El conocimiento está aumentando en nuestro país entre los hombres (54% frente a 40% de las mujeres), los alcaldes de 65 años frente al 39% de los menores de 35 años, y la CABA (59% frente al 46% de los hombres). interior y 41% en GBA) y un alcalde de nivel socioeconómico (75% en sectores altos frente a 48% en sectores medios y 37% en sectores bajos).

Pero tanto es así que los conocimientos de RSC son escépticos ante la propuesta y existe una opinión muy extendida en el mundo de que las empresas no son suficientes en este plan y esta opinión es más marcada en nuestro país.

Entre los menos críticos encontramos a Malasia, India, Grecia, Hong Kong y países europeos como Holanda, Reino Unido, Irlanda, Alemania y Francia. A nivel global, el 25% considera que la mayoría de las empresas no se preocupan en absoluto por la RSE y que son las únicas centrales para el comercio (cifra que genera el 34% en Argentina). El 42% a nivel mundial cree que las empresas no abordan seriamente la RSE y que las acciones que las llevan a operar son sólo de imagen (41% en Argentina). Sólo el 16% cree que las empresas están recurriendo seriamente a la RSE y la sostenibilidad (8% en Argentina).

Estos datos muestran una opinión más escéptica en nuestro país respecto al compromiso de las empresas con la RSC y esto se resuelve cuando analizamos las tendencias que muestran que el incumplimiento está aumentando en los últimos años.

Esto presenta una situación paradójica. Por tanto, como hemos visto, la confianza de las empresas en general se ha fortalecido, pero al mismo tiempo la han recuperado más por sus acciones de solidaridad social y ambiental, bajo el aspecto de que la valoración no es buena.

Por supuesto, esperamos que las empresas tengan más éxito e interés en la RSE, pero también tendrán que mejorar la comunicación de quienes la llevan a cabo, no sólo dentro de sus equipos y sus empleados, sino también en la comunidad que opera.

Nuestros estudios descubrieron que la imagen era la mejor entre los entrevistados que la conocieron y que estaban más interesados ​​en los programas y acciones de RSC. Clientes, empleados, proveedores y sociedad valoran el compromiso empresarial con las causas sociales. Es importante animar a más empresas a tomar medidas de este tipo e informarles de su actuación. Esto también los beneficiará a ellos y a toda la comunidad.

By Susana Villanueva

Puede que te resulte interesante