Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar tu experiencia, así como para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros, como Google Adsense, Google Analytics y Youtube. Al utilizar el sitio web, aceptas el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haz clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

En Essonne, el fútbol amateur ante los «partidos» de las bandas

El partido entre los Sub-18 de Brétigny-sur-Orge y Fleury-Mérogis (Essonne) se desarrolló sin incidentes. Una violenta reyerta se desató, varias decenas de minutos después de este encuentro regional 1, el 5 de febrero, en el estacionamiento del estadio, entre jóvenes de dos ciudades. En el enfrentamiento, un chico de 15 años de Fleury fue apuñalado y luego hospitalizado. El 11 de febrero se abrió una investigación judicial y un menor de 17 años, originario de Brétigny, fue acusado de “intento de homicidio voluntario” y puesto en prisión preventiva; otros tres adolescentes de 15 a 17 años fueron acusados ​​de «violencia agravada» y «participación en un grupo formado con el fin de preparar la violencia» y puestos bajo supervisión judicial, confirma la acusación de Evry-Courcouronnes.

Lea también la entrevista: Artículo reservado para nuestros suscriptores Trifulcas a muerte en Essonne: «Las redes sociales son la gran novedad de la violencia entre bandas»

“Todo hace pensar que este incidente está bastante desvinculado del fútbol. Algunos jóvenes ni siquiera vieron el partido y llegaron al final»., lamenta el alcalde de Brétigny-sur-Orge, Nicolas Méary (UDI). En un comunicado de prensa publicado después de los incidentes, Julien Pasco, presidente de CS Brétigny Football, va en la misma dirección: “Solo nos gustaría que el fútbol, ​​y sus clubes, no sirvieran de pretexto para estas peleas entre bandas rivales. Lo que desafortunadamente sucede con demasiada frecuencia en los últimos años…”

Por ser el deporte más popular, sobre todo en los barrios prioritarios, el mundo del fútbol amateur se encuentra en estas historias entre bandas rivales como en Essonne, departamento afectado por estos incidentes, que preocupan especialmente a los adolescentes de entre 14 y 18 años. “Al igual que las estaciones, los centros comerciales o los colegios, los estadios y sus alrededores son lugares de paso y concentración de jóvenes, propicios para estos enfrentamientos”, analiza Thomas Sauvadet, sociólogo especializado en el fenómeno de las pandillas. Los horarios de entrenamiento son regulares y los encuentros de fin de semana anunciados: es fácil para los jóvenes saber dónde encontrar adolescentes de otro distrito rival.

“Sobre el aura de las catástrofes”

En Brétigny, el 5 de febrero, sospechamos un «partido de vuelta» tras las tensiones entre ambas ciudades unos meses antes. “En Fleury tenemos muchos problemas con Sainte-Geneviève-des-Bois, Saint-Michel-sur-Orge, Grigny… Son muchas veces historias que empiezan en los barrios o en los institutos y acaban invitando a los alrededores del estadio”deplora a un miembro del FC Fleury 91, que prefirió permanecer en el anonimato mientras el tema siga siendo delicado.

Te queda el 61,01% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

By Susana Villanueva

Puede que te resulte interesante