Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar tu experiencia, así como para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros, como Google Adsense, Google Analytics y Youtube. Al utilizar el sitio web, aceptas el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haz clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

¿Estamos amando a nuestras mascotas hasta la muerte?

Aunque se permiten perros en cantidad siempre que haya espacios humanos (restaurantes, talleres, tiendas, hoteles e incluso parques con recintos designados), su creciente presencia no se ha traducido en una mayor independencia.

El confinamiento y el aislamiento, a su vez, provocaron una mayor ansiedad por la separación y la agresión animal, dijo el Dr. Serpell. Hoy en día, aproximadamente el 60% de los perros y gatos tienen sobrepeso o son obesos. Y debido a la carga y las comidas asociadas con la tenencia moderna de mascotas (servicios veterinarios, cuidado de mascotas, costos de vivienda), cada vez más personas abandonan animales en refugios para animales, lo que plantea las medidas más altas de eutanasia. En 2023, más de 359.000 perros fueron sacrificados en refugios, la cifra más alta en cinco años, según Shelter Animals Count, un grupo de defensa de los animales.

«Estamos en una nueva era de obsesión por las mascotas», dice el Dr. Pierce. “Estamos cansados ​​y preocupados por ellos. No es bueno para nosotros ni para ellos».

Al fin y al cabo, domesticar un animal siempre ha significado encontrar un equilibrio entre su naturaleza y la nuestra. “Definir la libertad de un perro, un animal que ha sido domesticado y seleccionado artificialmente por los humanos durante tanto tiempo, es un enigma realmente interesante”, afirma Alexandra Horowitz, investigadora de cognición canina en Barnard College.

Hubo un contraste con los perros de granja, categoría que incluye a la mayoría de los 900 millones de perros que se estima existen en el mundo. Los perros que caminan libremente llevan vidas más cortas y no tienen garantía de alimento, señaló el Dr. Horowitz, pero pueden tomar sus propias decisiones. “Este es un modelo interesante a considerar: pensar en cómo hacer que la vida de un niño esté llena de opciones para que no sea siempre prisionero de nuestros caprichos, sin poner en peligro a la sociedad en general”, afirma.

By Susana Villanueva

Puede que te resulte interesante